Close

Opción 1: Enlazar a éste programa

Copiar e insertar este URL

Copiar e insertar este vínculo

Opción 2: Empotrar reproductor de audio

Copiar e insertar estos códigos en su blog

Español

Buscar y ordenar

Contactarnos

PO Box 8700
Cary, NC 27511
USA
+1 (800) 880-5339
  1. Bota la basura

    sábado 31 diceimbre

    Colosenses 3: 5-14 (Leer)

    5 Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría;
    6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia,
    7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.
    8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.
    9 No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos,
    10 y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno,
    11 donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.
    12 Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia;
    13 soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
    14 Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.

    Deshazte de Hábitos pecaminosos

  2. La Razón Correcta (cont.)

    viernes 30 diceimbre

    1 Timoteo 6: 6-11 (Leer)

    6 Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento;
    7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.
    8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.
    9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición;
    10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.
    11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre.

    Confórmate con la provisión de Dios

  3. La Razón Correcta

    jueves 29 diceimbre

    Colosenses 3: 22-24 (Leer)

    22 Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios.
    23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;
    24 sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís.

    Haz todo para Dios

  4. Voltéate y huye

    miércoles 28 diceimbre

    Salmos 1: 1-6 (Leer)

    1 Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos,
    Ni estuvo en camino de pecadores,
    Ni en silla de escarnecedores se ha sentado;
    2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia,
    Y en su ley medita de día y de noche.
    3 Será como árbol plantado junto a corrientes de aguas,
    Que da su fruto en su tiempo,
    Y su hoja no cae;
    Y todo lo que hace, prosperará.
    4 No así los malos,
    Que son como el tamo que arrebata el viento.
    5 Por tanto, no se levantarán los malos en el juicio,
    Ni los pecadores en la congregación de los justos.
    6 Porque Jehová conoce el camino de los justos;
    Mas la senda de los malos perecerá.

    Huye de la tentación

  5. Olvidadizo

    martes 27 diceimbre

    Salmos 37: 21, 37: 27–29 (Leer)

    21 El impío toma prestado, y no paga;
    Mas el justo tiene misericordia, y da.

    27 Apártate del mal, y haz el bien,
    Y vivirás para siempre.
    28 Porque Jehová ama la rectitud,
    Y no desampara a sus santos.
    Para siempre serán guardados;
    Mas la descendencia de los impíos será destruida.
    29 Los justos heredarán la tierra,
    Y vivirán para siempre sobre ella.

    Regresa lo que pediste prestado